El presidente del Club de Tenis de Ribadeo, a través de la página oficial del Club, desea informar a los socios del mismo, de un incidente ocurrido en la tarde del viernes día 23 de septiembre. 
Sobre la cinco de la tarde, del día citado se encontraban haciendo uso de una de las pista de pádel, el socio D. José Luis Gegunde, acompañado de otras personas, en un principio desconocidas para mi. Teniendo en cuenta que el citado socio Sr. Gegunde, en reiteradas ocasiones llevó invitados a jugar y usar las instalaciones de nuestro Club, sin abonar la cuota que les correspondía por invitado (reconocido por el propio Sr. Gegunde en la última Asambla General celebrada), me dirijo a él, en voz alta, en los siguientes términos: "Se acabó traer invitados sin abonar la cuota correspondiente, y que ante la ausencia temporal de encargado, existe un número de teléfono para dar cuenta de las reservas e invitados, como así ya hacen otros socios". Una vez dicho esto y al acercarme mas a la pista, reconozco como socios a sus compañeros de juego.
Sin mas comentarios por mi parte, me trasladé a la parte trasera del Club en donde se ubican los vestuarios y la piscina, y allí me encuentro, entre otros usuarios incluido niños, a la esposa del Sr Gegunde en compañía de un perro.
Me dirijo a ella y le comunico que el perro no puede estar en las instalaciones y mucho menos en la parte de la piscina, y que parece que "lo están haciendo adrede"; ante su respuesta de desconocer tal prohibición, yo le digo que es de sentido común, invitándola a abandonar las instalaciones, y sin otro comentario abandono la zona. En mi camino hacia el local social y en el pasillo de las pistas de tenis, me tropiezo con el Sr. Gegunde, al que le reitero el comentario hecho a su señora, invitando a ambos a abandonar las instalaciones.
Abandonaron las instalaciones, y cual es mi sorpresa que en una de las aceras que va a la piscina me encuentro con la imagen que todos ustedes pueden ver a continuación. 
"RESPETA  PARA QUE RESPETEN"
 
Aprovecho la ocasión para recordar a todos nuestros socios la prohibición de entrada a las instalaciones del Club con animales, con excepción de aquellos que desempeñen funciones de lazarillo.